Coolture Logo
Corte y queda
Cooltura
Beat & Style
De buen diente
Select Player
¡Te armo el plan!
De ida y vuelta
Día del Músico historia | Coolture decorative

Unsplash

Beat & Style

¡Feliz Día del Músico! La historia detrás de esta fecha

Por: Angélica Ferrer

«Cada nota, cada idea, cada paso en mi carrera y la estrofa de mi última canción», entonaba Miguel Ríos en la historia de «Todo a pulmón«. Hoy, Día del Músico, entendemos de inicio a fin esta frase y otras más que dan «color» a este 22 de noviembre.

Las melodías, sin importar el género musical o la letra, nos acompañan no solo conforme crecemos, sino en momentos importantes (y otros no tanto) de nuestra vida. Son la compañía en los instantes donde no tenemos a nadie, la «brújula» cuando perdemos nuestra meta y la manera en la que demostramos lo que sentimos.

Es por ello que yo, tu tía Cool, te contaré la historia del Día del Músico. ¡Vamos!

El Día del Músico: sus orígenes

La historia del Día del Músico inicia con Cecilia. Ella era una joven que deseaba entregar su vida a Dios, pero su padre tenía otros planes: quería casarla.

Así que concretó el matrimonio con un joven llamado Valeriano, quien no era católico.

«El día en que se celebraron las nupcias, con la tristeza por no poder consagrar su vida a Cristo, Cecilia pidió paz y fortaleza al señor, por eso, mientras los músicos tocaban, empezó a alabar con cantos a Dios en su corazón», de acuerdo con ACI Prensa.

En la noche de bodas, Cecilia le comentó a Valeriano que no debía tocarla, porque un ángel velaba por ella. Escéptico, el joven esposo le pidió ver al ser celestial pero, para eso, debía primero bautizarse.

Tras ello, el ángel se apareció frente a la pareja y al hermano del marido, Tiburcio. No obstante, los 3 fueron asesinados por presuntamente adorar a dioses paganos. El papa Urbano I enterró el cuerpo de Cecilia en la catacumba de Calixto I.

Es probable que a estas alturas te preguntas: bueno, ¿y esta historia cómo se relaciona con el Día del Músico? Según ACI Prensa, Cecilia era una apasionada de los acordes melodiosos.

«Llegado el momento, le recordaron la belleza de la creación y le ayudaron a elevar el alma a Dios. Cecilia poseía un espíritu sensible y apasionado por la música, por lo que su nombre ha quedado atado a este arte para siempre», refirió.

Santa Cecilia, la patrona de las y los músicos

Por sus virtudes y amor a la música, el papa Gregorio XIII la canonizó en 1594 y la nombró la patrona de las y los músicos.

Según el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, Santa Cecilia, junto con Santa Lucía, también «cuida» de las personas con discapacidad visual.

«Cabe señalar que durante siglos, muchos ciegos hicieron de la música su profesión y modo de vida. Algunos comentaristas señalan que el nombre de Cecilia deriva de una posible ceguera (caecus)», expone.

Además de la basílica en su honor, también se han compuesto diversas melodías para la patrona de las y los artistas dedicados a la música.

Entre la canciones están:

  • «Himno de Santa Cecilia», de Benjamin Britten:

  • «Cecilia, vergina romana», de Arvo Pärt:

  • «Oda a Santa Cecilia», de Henry Purcell:

  • «In honorem Caecilia», de Marc Charpentier:

CONOCE MÁS HISTORIAS EN COOLTURE Y DIGITALLPOST.

SÍGUENOS EN FACEBOOKTWITTER E INSTAGRAM.