Coolture Logo
Corte y queda
Cooltura
Beat & Style
De buen diente
Select Player
¡Te armo el plan!
De ida y vuelta
Silos semillera Tlatelolco | Coolture decorative

Angélica Ferrer

Cooltura

La importancia de escuchar y conocer nuestra historia está en «Silos: semillera de memorias tlatelolcas»

Por: Angélica Ferrer

Tlatelolco es una de las zonas más conocidas del país. Su historia está llena de pasajes donde el comercio, la guerra y el desarrollo urbano tienen gran peso. Pero, ¿qué ocurre cuando las conjuntamos en un proyecto como «Silos: semillera de memorias tlatelolcas»?

Esta instalación sonora fue creada por la artista visual Laura Valencia Lozada, quien se inspiró no solo en sus vivencias, sino en escuchar a las personas oriundas de esta parte de la Ciudad de México, para hacerla.

«Era un lugar donde me parecía que había una especie de contenedor de experiencias, de historias y de saberes generadas por capas de historia y tragedias en la Ciudad de México», cuenta en entrevista.



Silos y una semillera para conocer Tlatelolco

«Silos: semillera de memorias tlatelolcas» también surgió por la invitación de los artistas Balam Bartolomé y Antonio Monroy, quienes crearon la Bienal Tlatelolca, donde Laura Valencia Lozada hizo una residencia en 2020 y abordó el tema.

Esto se sumó a una invitación del Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT) para colaborar en una especie de concurso. Fue en ese momento donde la artista visual pensó en un semillero para contar la historia de este barrio.

«Ahí empiezo a trabajar la idea y proyecto de un semillero, para hacer un memorial y tomé esta ida del silo, del cono donde se guarda las semillas. Hay varios del lugar de donde yo soy, Tulancingo, Hidalgo (…). En toda la República (Mexicana) hay estos almacenes desde el siglo pasado. Retomo esta forma y empiezo a trabajar esta idea del cono donde se pueden guardar historias físicamente (como instalación) y un cono hacia arriba y hacia abajo para conectar con los vestigios (…)», menciona.

Lozada Valencia gana el concurso y su proyecto se desarrolló como una semillera móvil que contenga los relatos de quienes han crecido en Tlatelolco.



«Que pueda archivar relatos orales, no lo que ya se escribió, no versiones oficiales sino las que están albergadas en la comunidad que ha vivido y vive en Tlatelolco», puntualiza.

El diseño está enfocado para que quienes visitemos la instalación podamos sentarnos a escuchar en un espacio abierto, esto ante la pandemia de Covid-19.

«Responde en crear un espacio para la escucha, sentarnos a escuchar relatos de primera mano de quienes lo vivieron», indica.

La voz de las vecinas y vecinos de Tlatelolco: impulso en la exposición

La artista visual recuerda que, mientras estaba en la Bienal Tlatelolca, había vecinas y vecinos del barrio que también colaboraban en ella, interesados por preservar y difundir la memoria del sitio.

«Los mismos participantes o colaboradoras y colaboradores me empezaron a recomendar personas. Fue algo más orgánico, me decían si podría investigar tal (…). Fueron 12 (audios), pero la idea es que, conforme vayamos llevando el silo a distintas secciones de Tlatelolco, parques y escuelas, se sumen historias y relatos de quienes vayamos conociendo», destaca.

La semillera «Silos», de Tlatelolco, mostrará durante los primeros meses las siguientes grabaciones:

  • Fragmento del «Relato de la Conquista»; se desconoce la autoría. Es narrado en náhuatl por Concepción Yánez Cuello. Narra la participación de las mujeres tlatelolcas en la última batalla contra españoles, otomíes y tlaxcaltecas.
  • El testimonio de la doctora en Letras y una de las fundadoras del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), Reyna Barrera López. Ella vivió en Tlatelolco en la época de la matanza del 2 de octubre de 1968 y hasta el terremoto de 1985.
  • El relato de Dolores Espinosa Hernández, quien desde 1976 radica en Tlatelolco. Ha formado parte de organizaciones vecinales del barrio.
En «Silos: semillera de memorias tlatelolcas» podrás conocer parte de los relatos orales del barrio de Tlatelolco. Cortesía.

Creación de memoria colectiva en Tlatelolco

Para Laura Valencia Lozada, uno de los desafíos y objetivos de «Silos: semillera de memorias tlatelolcas» es impulsar la memoria colectiva en Tlatelolco.

«Lo más importante es cómo podemos generar la memoria colectiva, cómo nos podemos compartir las historias unas a otras, seamos o no de Tlatelolco y que no exista una sola versión, que sepamos qué pasó en este espacio», puntualiza.

Además, agrega, es una manera de abrir un espacio para indagar sobre lo que decimos y escuchamos.

«Muchas (personas) me dijeron que nunca habían contado qué les había pasado el 2 de octubre días después o del temblor (1985) (…). El abrir un espacio para que cuenten sus vivencias me parece muy importante; el hablar y el contar hace que se acomoden cosas dentro de uno. Es difícil tocar temas que tienen que ver con el dolor, con que el Estado ejerza una fuerza sobre las personas de manera violenta; crea miedos, traumas (…). Es abrir (un lugar) desde el arte para que narren historias de sucesos históricos, de su vida cotidiana; que sea un lugar para el habla y la escucha», precisa.

Por ello, la artista desea seguir investigando sobre las raíces de una de las zonas más importantes no solo de la CDMX, sino del país.

«Me gustaría seguir recopilando (los relatos). Doce ahora son muy pocos de una ciudad como Tlatelolco, que es muy grande, donde hay muchas vivencias y que quiero seguir explorando», asegura.

¿Dónde puedo ver «Silos: semillera de memorias tlatelolcas»?

«Silos: semillera de memorias tlatelolcas» está en el Centro de Interpretación Xaltilolli del Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT).

Sin embargo, Valencia Lozada comenta que una de las estrategias es que la instalación sonora sea una experiencia itinerante y recorra las secciones que componen a Tlatelolco; concluirá ese «viaje» en octubre de este año.

CONOCE MÁS HISTORIAS EN COOLTURE Y DIGITALLPOST.

SÍGUENOS EN FACEBOOKTWITTER E INSTAGRAM.