Coolture Logo
Corte y queda
Cooltura
Beat & Style
De buen diente
Select Player
¡Te armo el plan!
De ida y vuelta
libros Turquía | Coolture decorative

Unsplash

Cooltura

Los libros: el nuevo artículo de «lujo» en Turquía

Por: AFP

Gulfer Ulas está desesperada. Con la depreciación de la moneda turca, la doctoranda sufre para comprar las obras que necesita para su tesis, y más aún las novelas que adora.  En Turquía, los libros se han vuelto un lujo.

El sector editorial, dependiente de la importación de papel, se vio golpeado con la crisis monetaria, con el riesgo de hacer callar las voces disonantes que quedan en el país.

La lira ha perdido un cuarto de su valor frente al dólar en el último año y la inflación anual superó el 21%, lo que asestó un duro golpe al poder de compra de los turcos más modestos.



«El precio de los libros explotó. Yo estudio relaciones internacionales y gasto más de 1,000 liras (97.5 dólares) por mes en libros», contó Ulas en una librería del centro de Estambul. El monto equivale a un tercio del salario mínimo turco.

«Leer novelas es una de mis pasiones, agregó, con una obra del alemán Thomas Mann en la mano.

Pero este entretenimiento tiene un costo exorbitante: «la primera edición de este libro costaba 33 liras, ahora está en cerca de 70 liras».

«Antes me gustaba comprar varios ejemplares de los libros para regalarle a mis amigos, pero ahora es muy caro», lamentó Ibrahim Ozcay en Turquía.



«Ellos dicen que es por la escasez de papel. No me sorprende, en Turquía todo es importado».

En el transcurso de un año, «el precio del papel pasó de 700-800 dólares a 1,500 dólares» por tonelada, un aumento que repercutió en las librerías, explicó Haluk Hepkon, propietario de la editora Kirmizi Kedi.

«Tocar fondo» en los libros

«Imagine que usted publica un libro que cuesta 30 liras. Si se vende bien y es reeditado una semana después, el precio subirá a 35 liras, y solo Dios sabe cuánto costará después de una tercera o cuarta reimpresión», agregó el editor.

«Al final, la gente se verá obligada a concentrarse en lo esencial y olvidará los libros», teme Hepkon.

Cree que el sector editorial está en riesgo de «tocar fondo», en un país donde las ventas de libros son tradicionalmente bajas.

Otra consecuencia posible es que las editoriales, en dificultades financieras, opten por publicar menos.

Algunas editoriales de Turquía ya se disculparon con sus lectores por no haber publicado ciertos libros recientes a causa de los altos costos de impresión.

La industria en Turquía

Turquía importa alrededor de 3,000 millones de dólares anuales en papel, según un estudio de 2018 de la Cámara de Comercio de Estambul.

El precio de la pulpa de papel aumentó en todo el mundo, pero la situación es especialmente difícil en Turquía tras la privatización y desmantelamiento del principal grupo papelero del país en los años 2000, afirmó Kenan Kocaturk, presidente de la Asociación de Editores Turcos.

Para él, «Turquía está pagando por no haber visto al papel como un bien estratégico».

«Las papelerías turcas fueron vendidas y solo dos de ellas continúan produciendo. De las otras, las máquinas fueron cedidas a precio de chatarra y los terrenos vendidos», reclamó Kocaturk.

«La crisis del libro toca a todos los sectores. Lamentablemente, Turquía dejó hace muchos años de producir materias primas y bienes intermedios», explicó el economista Murat Sagman.

Para Rober Koptas, de la editora Aras de Estambul, el sector del libro va a sufrir la crisis cuando algunos turcos tengan dificultades para tener su comida diaria.

«Muchas editoras detuvieron o redujeron la impresión de libros… La gente que trabaja en el sector, obreros, tipografistas, oficinistas, editores o traductores van a sufrir las consecuencias financieras», vaticinó.

Según Koptas, los editores representan una forma de «resistencia» en Turquía, donde «la casi totalidad de la prensa habla a una misma voz y donde las universidades han sido reducidas o silenciadas».

«Cada editora le da voz a la diversidad intelectual del país, insistió Koptas, quien teme que su debilitamiento «acentúe el declive cultural».

Para Haluk Hepkon, «el sector cultural es tan importante como la alimentación».

«Tal vez más porque se necesita educar a la gente para que pueda resolver los problemas económicos».

CONOCE MÁS HISTORIAS EN COOLTURE Y DIGITALLPOST.

SÍGUENOS EN FACEBOOKTWITTER E INSTAGRAM.